Sagunto a Burgos Camino de Santiago 4ª etapa - SAGUNTO BURGOS (Camino de Santiago)

   DE   COMPOSTELA
DE  SAGUNTO   A   SANTIAGO
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Sagunto a Burgos Camino de Santiago 4ª etapa

ETAPAS


4ª ETAPA CAMINO DE SANTIAGO, SAGUNTO A BURGOS

ENLACE CON EL CAMINO FRANCES

SIGUIENDO LOS PASOS DE  LUIS MIGUEL BONA

Etapa de hoy, de Viver a Barracas, con  19, kilómetros y medio,




Son las 8,34 de la mañana, tenemos una temperatura agradable para caminar, nubosidad  ligera con una brisa suave que acaricia nuestros rostros .Para iniciar la etapa de hoy, nos situamos  en  la CV- 235,   C/ Aldea de San francisco, conectamos con la Avenida Valencia, andando por ella, llega el momento de torcer a la derecha, en busca del   polideportivo, antes vemos unos carteles  que nos indican su dirección, dejamos a nuestra derecha el polideportivo Villalonga,
que hemos llegado a él por la calle que lleva el mismo nombre, caminamos  unos metros y nos desviamos a la izquierda, empalmando con la calle Santa Cruz, la cruz la tenemos nosotros,  pues una  fuerte subida de un kilómetro aproximadamente, se presenta ante nosotros, con decisión y valentía, afrontamos dicho desafío, que  pronto finaliza, llegamos a unos llanos que endulzan nuestro camino,  zigzagueando  por ellos,  nos introducimos en los campos de Viver,  donde observados  los cultivos de la zona,  principalmente almendros y olivos,  estamos andando por la vereda del contador, pasamos por caseríos y masías,  el   corral de herrero  donde vemos un ganado de vacas,  

... dichos cuadrúpedos nos miran con extrañeza,  la gente trabaja en los campos y nos observan a nuestro paso,  otros nos saludan amablemente, nosotros continuamos con paso ligero y expectantes a todos los detalles, para que toda  visión del paisaje quede grabada en nuestras mentes, a nuestra derecha vemos la sierra de Espadan, que pronto desaparecerá de nuestras vistas, ya nos alejamos de ella, introduciéndonos en otros parajes de distinta vegetación, dependiendo en todo momento  de la zona transitada.  En esta etapa, Pedro y yo somos los únicos andarines que hoy pisamos estos caminos, la conversación es amena y entretenida, pronto conectamos con la CV-235 llevamos recorridos aproximadamente tres  kilómetros, cruzamos la carretera y nos situamos por el barranco de las ramblillas, mirando al frente, a unos 700 metros vemos un cartel  que nos indica  varias direcciones,  Viver a la izquierda, de frente, Teresa, Bejis, Sacañet, y derecha Toras Bejis, las poblaciones de Toras, Sacañet Teresa,   son conocidas por nosotros ya que por ellas pasa el GR- 10 que va desde Puzol a Lisboa y el GR 231, pateados por nuestras botas.
Nosotros nos desviamos a la derecha, con dirección a Toras, CV- 236, continuamos por la carretera, recorremos la distancia de  un kilómetro aproximadamente, cruzamos por la carretera el barranco de la Chana, volviéndonos a desviar a nuestra derecha luego de recorrer  400 metros,  por el camino de la cañada real de Benaval, que en breve dejaremos,  estamos andando  por una  cuota de 735 metros de altura sobre el nivel del mar,  comenzamos un fuerte ascenso, por la pista asfaltada, llegamos a la cuota de 820 metros,  hay una bifurcación de caminos a la derecha está la cantera y nosotros tomamos el camino de la izquierda, varios ciclista nos pasan,  con dirección a Barracas,  pronto volvemos al empalme con la cañada real de Benaval, tras unos minutos de andanza,  vemos la vías de frente, es el momento de desviarnos a la derecha, y en pocos metros a la izquierda,  para cruzar el puente por las que pasan por encima las vías  del tren. Un poco más a mano izquierda,  está la vía verde, ya vemos la antigua estación de Torás, llevamos recorridos  9 kilómetros, y dos horas de camino.

...........

  La estación   minera de Torás, muy abandonada, sale a nuestro paso, todavía conserva en sus paredes el cartel de Toras, así como un viejo pozo, junto a ella, hay un área de descanso, con mesas de madera y asientos.

 Nuestros estómagos, nos piden alimento, Pedro y yo decidimos proceder al antiguo  ritual del almuerzo, tan apreciado por los senderistas, un buen almuerzo en la montaña, debe reunir varios factores, 1º Buena compañía, 2º apetito, 3º un buen vino, aunque no con demasía,  una buena ubicación, para poder disfrutar del paisaje, en cuanto a lo que comamos es indiferente, en la montaña o en los caminos todo sabe a gloria.

Estamos a 5 metros de la vía verde, los ciclistas pasan con dirección a barracas,  un grupo de 8 ciclistas que pasan ligeros,  al ver el festín que nos estamos dando, nos saludan efusivamente, más tarde pasan un matrimonio con sus dos hijos, cada uno con su correspondiente bicicleta, se detienen y nos preguntan si falta mucho para Algimia de Alfara, pues tienen intención de llegar hasta allí, son de Madrid y han venido a pasar el fin de semana, y recorrer la vía verde,  me fijo en su equipamiento y sus bicicletas, deduzco  que los padres entiende de Bicis. Les preguntamos como es que están por esta zona,  nos responden  que oteando  una revista de ciclismo,  aconsejaba el trayecto de la vía verde de Ojos negros, luego investigaron en los distintos blogs y se decidieron por esta ruta. Finalmente los ciclistas se alejaron con dirección Viver, nosotros  reanudamos  el camino,  según los cálculos nos quedan 10 kilómetros para llegar a nuestro destino, entre las fotos, las conversaciones con unos y otros y el almuerzo, hemos empleado una hora larga, pero no tenemos  ninguna prisa, en el camino hay que disfrutar de cada momento, del paisaje, de la conversación de los nuevos amigos que en ocasiones se hacen etc.  

  Continuamos nuestro camino por el trazado de la vía verde, nos movemos por una altura sobre el nivel del mar de 900 a 1010 metros, en poco más de 3 kilómetros llegamos a los llanos de Barracas. Continuamos con una altitud media de 1.000 metros, ante nosotros, observamos la ausencia de grandes relieves, por lo que ésta zona se conoce también, como el altiplano de Barracas, podríamos decir que ésta zona, es una prolongación de los llanos Turolenses que nos encontraremos a partir de ahora.

  Y LLEGAMOS A LOS MOLINOS:

Del buen suceso que el valeroso Don Quijote tuvo en la espantable y jamás imaginada aventura de los molinos de viento, con otros sucesos dignos de felices recordación.

En esto descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo, y así como Don Quijote los vió, dijo a su escudero: la ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear; porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta o poco más desaforados gigantes con quien pienso hacer batalla, y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer: que esta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra. ¿Qué gigantes? dijo Sancho Panza.
A mis pensamientos vino don Quijote de la Mancha,  cuando llegamos a la altura de los molinos eólicos, de Barracas, expectantes y vigorosos hacen girar sus aspas. Amigo Pedro, hagámonos sendas fotos junto a ellos y que otras mercedes les planten cara, a  esos gigantes.
Nuestra misión no es "Desfacer entuertos", ni  rescatar a Dulcinea del toboso y mucho menos  meternos en historias de caballería, nuestra misión es simple y concreta, hacer el camino.


..

Retomando la vía verde, vamos avanzando en nuestro empeño y pronto tenemos a la vista, la población de Barracas,   la estación a nuestra derecha y la iglesia de San Pedro Apóstol  de frente, son las 13,35, satisfechos y con la sensación de haber cumplido nuestro objetivo,  entramos en la población.  



 Ya tenemos otra etapa en nuestra mochila amigo Pedro.



 

Contador Gratis
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal