Sagunto Burgos Camino de Santiago 10ª etapa - SAGUNTO BURGOS (Camino de Santiago)

   DE   COMPOSTELA
DE  SAGUNTO   A   SANTIAGO
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Sagunto Burgos Camino de Santiago 10ª etapa

ETAPAS

10ª ETAPA CAMINO DE SANTIAGO, SAGUNTO A BURGOS

ENLACE CON EL CAMINO FRANCES

DE SANTA EULALIA A MONREAL DEL CAMPO



-2 grados bajo cero, hoy toca abrigarse bien, no obstante la predicción meteorológica es buena. Todavía en tierras Turolenses, salimos de Santa Eulalia, a 984 metros de altura sobre el nivel del mar. Con el objetivo de llagar a Monreal del Campo.

Villa  de Santa Eulalia, fue conquistada por el Rey Alfonso I el Batallador, posteriormente paso a manos de los moros y quedó despoblada, parece que su historia más clara se remonta a la reconquista y posterior repoblación de estas tierras, por Alfonso II en 1.171. En varios documentos históricos es citada la Villa, en 1258 y posteriormente en 1367.

En esta localidad ya se hace presente el río Ebro, pues sus aguas contactan con las del  río Jiloca, afluente del río Jalón y a su vez del río Ebro, el Jiloca nos acompañara por gran parte de las siguientes  rutas. Del clima nada que decir, frío, predominan sus vientos, frescos y secos que se originan en el valle del Ebro, de componente NO, dicho viento,  lo hemos notado en nuestras caras manos y otras partes del cuerpo, la consigna (protégete del Cierzo).

Antes de iniciar la etapa, hemos decidido nutrir de  energía a nuestros músculos, y por supuesto vamos a dar buena cuenta del embutido de la zona.
Las bebidas Isotónicas, contienen Carbohidratos y una concentración de otros elementos que hacen reaccionar a nuestro organismo,  de la misma manera que cuando a un juguete le pones pilas nuevas,  ingerir bebidas isotónicas favorece el rendimiento de nuestro cuerpo y ayuda a reponer rápidamente las pérdidas ocasionadas por el ejercicio físico intenso.

Pues eso mismo es lo que hemos hecho, pero bajo otro concepto, "ya sé que es malo, pero después de 30 kilómetros pocas toxinas en nuestro organismos "

ITINERARIO:
Desde Santa Eulalia,  la vía verde se va desplaza en otra dirección distinta a nuestro camino, y va en busca de la población de Ojos Negros, separándose de nuestro itinerario, salimos de Santa Eulalia, por la Avenida Antonio Bordas,  andando por ella  unos 800 metros,  nos lleva hasta la explanada de la estación de tren,

.. que dejamos a nuestra derecha,  a pocos metros, giramos a la izquierda, por la carretera de Alba, después de  200 metros nos desviamos a derecha por un camino de tierra por el cual andaremos poco más de 4 kilómetros,  siempre paralelos a la carretera asfaltada que queda a nuestra izquierda,  hasta conectar nuevamente con dicha carretera que nos llevará a Alba, antes pasaremos por la ermita de la Virgen Mora de Alba es un sencillo templo vinculado en origen a la aldea de Gallel. De esta ermita procede la imagen de tradición gótica que se guarda en la sacristía de la iglesia parroquial. Fechada en el siglo XVI, esta imagen ha sido restaurada.

Se realiza una romería. En 1942 se representó por última vez la lucha de moros y cristianos para la festividad de la Virgen de Mora, y todavía queda constancia de la figura del ángel y otros personajes del dance.
Entrada a la  bonita Población de Alba,  con  270 habitantes aproximadamente, destaca por sus  ser reconocida en el campo de la arqueología, este término municipal ha proporcionado numerosos e interesantes restos, desde hachas pulimentadas de fibrolita, hasta asentamientos de la primera Edad de Hierro como el Cabezo de la Cisterna y otros de época andalusí, como es el caso del Castillejo. No lejos de éste, en la partida del Villarejo, se sitúan las ruinas de Gallel, antigua aldea de la Comunidad de Teruel. En Alba podemos encontrar todos los servicios.

Leyendas y anécdotas
Una de las oportunidades que nos brinda el camino al pasar por pueblos y aldeas, es conocer a sus gentes, en Alba, bonita localidad, se prestó para ello, sobre todo al conocer a un lugareño, de cuyo nombre no puedo  acordarme al escribir estas líneas, que después de la entrega de credenciales entre las partes, nos contó entre otras cosas las siguientes curiosidades.
Digo a vuestras mercedes que sea verdad o leyenda así empiezan mis tres relatos:
LOS FANTASMAS DE ALBA

- Hace años se decía que había fantasmas o pantasmas. Lo que ocurría en realidad era que algún mozo aprovechaba que no había alumbrado en Alba, para disfrazarse con una sábana y salir asustando a la gente al tiempo que aprovechaba para entrar a la casa de la mujer que pretendía sin que nadie lo reconociera o cometer alguna tropelía.
EL PEIRON DE LA VIRGEN

- El peirón de la Virgen del Carmen en Alba, que se encuentra en la partida del Rompido, a un kilómetro del pueblo, lo hizo un pastor que, cuando bajaba de encerrar su ganado, se encontró con que se le presentaban unos lobos; asustado, se encomendó a la Virgen y los lobos se volvieron de culo allí mismo. Por ello en agradecimiento construyó aquél peirón.
EL JOVEN PASTOR

- Se cuenta que un joven pastor daba leche a una serpiente desde que ésta era pequeña. Cuando el pastor tuvo que irse al servicio militar, fue a despedirse de la serpiente. A la vuelta del servicio, el pastor fue a buscarla, como siempre, y la llamó. Ésta salió y se enroscó en su cuerpo, ahogándole. Allí pusieron los viejos del lugar una piedra caliza sobre la que colocaron una cruz.

. Entrere dos callejuelas observo el Castillo  de Alba, junto con otras fortificaciones de la zona,  hoy casi derruido y resignado al paso del tiempo, pero en otras épocas, fue uno de los principales baluartes que protegían la vía romana, además de lugar seguro donde acampaban los ejércitos, y la gran colonia establecida allí como castro.
Mucho podría escribir de la localidad de Alba, pero tenemos que continuar nuestro camino.
Bordeando el pueblo, salimos por la calle de las fuentes, dejamos a nuestras espaldas la Atalaya Musulmanes  y finamente salimos de la localidad. Dejamos a nuestra derecha una carretera asfaltada que  conduce a Monreal del Campo, pero nosotros continuamos por un camino de tierra que pronto nos introduce en un pequeño barranco, continuamos nuestro camino, sin contemplar ningún desvío, a los 5, 400 Km., debemos desviarnos  a nuestra derecha, por lo que abandonamos la trayectoria anterior, dicho desvío nos va acercando a las vías del tren y a la carretera que viene de Alba ( Te-v-9026), andando por ella aproximadamente 2 Kilómetros, llegamos a  Villa franca del Campo, no sin antes pasar por la presa Romana.

VILLA FRANCA DEL CAMPO
, con sus 960 metros de altitud.    En el año 1248, por privilegio de Jaime I, este lugar se desliga de la dependencia de Daroca, pasando a formar parte de Sesma del Río Jiloca en la Comunidad de Aldeas de Daroca. En Villa Franca tenemos todos los servicios.
Visitamos su Parroquia de San Juan Bautista del siglo XVII, su ermita de los  dolores y la ermita Virgen del campo, a un kilómetros y medio aproximadamente de la población,  que salen a nuestro paso, y nos sirve como punto de referencia para desviarnos a la izquierda, sin desviarnos del camino natural, estamos andando por la vereda vieja, luego empalmamos con el camino de Las Lomas, a nuestra izquierda, llevamos como compañero el Río Jiloca que nos acompañará hasta Monreal del Campo, conectamos con el camino de Vadillos. Llevamos 25 kilómetros aproximadamente, son las 15,47, Pedro y yo decidimos hacer un alto en el camino y reponer fuerzas, como el cierzo aprieta, y hay nubes y claros, decidimos buscar un resguardo, en estos paramos todo es llano, a unos cientos de metros divisamos una pequeña casita.

desviándonos   unos 25 metros de nuestro camino, decidimos que ya tenemos el sitio, la casita es acogedora, no le falta detalle se llama la LOBERA.

Agrademos al propietario su hospitalidad. Echo mano  del típico saquillo, saco el chorizo de cantimpalos, los frutos secos y la bota de vino, Pedro saca una lata de sardinillas un chusco de pan chocolate y otros menesteres de alimentación, damos buena cuenta de ello y finalizamos el ritual con buenos tragos de vino del pellejo. Es el momento de reanudar el camino, notamos que nuestras energías han ido en aumento, y estamos preparados para otros 25 kilómetros, aunque por suerte nos quedan sobre 5 kilómetros. Continuando por el camino de Vadillos y a poco más de 800 metros encontramos las ruinas de la ermita de San Gregorio.




Continuamos el camino,  poco a poco nos vamos acercando a la N-234 que llevamos a nuestra diestra, la carretera queda a 15 metros de distancia y nos desviamos a la izquierda, (estar atentos a la flecha amarilla) no obstante ponemos en marcha nuestra intuición montañera para orientarnos, ya en el camino de Monreal del Campo, entramos a dicha localidad, por la parte del Molino alto.
Se trataba de un edificio realizado en sillería y mampostería en su parte inferior y tapial en la superior. La parte de tapial se ha perdido. Presenta tres cárcavos de sillería cubierto por techumbre a dos aguas. Según consta en un pergamino del Archivo municipal de Monreal sabemos que la venta del solar se realizó el 14 de septiembre de 1425, por el Concejo a Ferrán Durán, de Ojos Negros, por el precio de 1.000 sueldos jaqueses, para la construcción de un molino harinero. Esta venta pudo hacerse con opción de recompra, ya que en 1549 el molino pertenecía al Concejo. Posteriormente paso a manos privadas, sin que sepamos determinar el momento. A mediados del XX el salto de agua fue reaprovechado para producir energía eléctrica y usar la misma para la fábrica de harinas.
...
Después de la calle del Molino Alto, continuamos por la calle Rocasolano, en busca del campo de fútbol, atravesamos la Avenida de Madrid y nos situamos en una plaza, a nuestra derecha está el Banesto, por la misma esquina nos desviamos a la derecha en busca de la Calle Zaragoza, donde nos volvemos a desviar en esta ocasión a la izquierda,  podemos observar que a lo largo de la calle  hay varios Pub. Marcamos un punto de referencia (Waypoint) para visitarlos más  tarde, llegamos a la intersección con la calle Virgen del carmen, o Avenida Alfonso el Batallador, nos desviamos nuevamente a la derecha. Ya tenemos a nuestra vista el Polideportivo y el campo de fútbol, cuando termina el complejo, desvío izquierda, donde veremos un cartel que nos indica  Hotel Molino Bajo. A 600 metros mano derecha, llegamos al Molino son las 17,15 horas.
.

Hotel, el Molino Bajo, situado a orillas del río Jiloca, debe su nombre al edificio que utiliza, pues Monreal del Campo tenía dos molinos, el alto y el bajo.
De construcción anterior a 1529 el tiempo ha ido variando sus usos hasta hoy, momento en el que se decide apostar por una gestión racional de los recursos y su entorno, reaprovechándolo para el turismo rural, pues conserva parte de su maquinaria original y además por su peculiar enclavamiento ofrece un lugar sin igual para el descanso de aquellos que buscan tranquilidad.
A orillas del río Jiloca, el murmullo de sus aguas es música para el oído acostumbrado al ruido de las grandes ciudades.

Excelente final de etapa para quien haga la Vía Verde de Ojos Negros o la Ruta del Cid o Camino de Santiago, de sagunto a Burgos .

Asimismo el Hotel Molino Bajo dispone de restaurante en el que se puede disfrutar de una típica comida familiar y tradicional.

El hotel está también pensado para acoger a las personas con movilidad reducida.

 





Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.





 

Contador Gratis
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal