Sagunto Burgos Camino de Santiago 8ª etapa - SAGUNTO BURGOS (Camino de Santiago)

   DE   COMPOSTELA
DE  SAGUNTO   A   SANTIAGO
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Sagunto Burgos Camino de Santiago 8ª etapa

ETAPAS


8ª ETAPA CAMINO DE SANTIAGO, SAGUNTO A BURGOS

ENLACE CON EL CAMINO FRANCES

TERUEL  -  CELLA




Mi sueño es interrumpido por el peculiar ruido de las cremalleras abriendo y cerrando la mochila.  Abro un  ojo, observo a  Pedro está preparándose los pertrechos, Juan Ra, todavía está conciliado con las sabanas, en poco más de 15 minutos nos pertrechamos y nos  ponemos en marcha. Dejamos la puerta a nuestra espalda, como buenos  caminantes.

Salimos a la calle, los rayos del sol asoman tímidamente  entre las terrazas de los edificios que rodean la plaza del Torico, sus rayos reflejan en los cristales de las ventanas,  creando bellos contrastes de luz y sombras. Los bares están cerrados, no podemos desayunar. Desde la plaza del Torico, enfilamos por la calle  Nueva,  paralela a la calle Ramón y Cajal, a pocos metros pasamos por la Casa de Ferrán que dejamos a nuestra derecha, es un edificio emblemático en Teruel, construida en 1910 por el arquitecto Pablo Monguió,  fue la primera obra modernista que se hizo en Teruel. Esta calle nos lleva a desembocar al paseo Avalo, que desviándonos a mano derecha,  conectamos con la calle San Francisco. Pronto llegamos a una rotonda, donde salen varios desvíos, nosotros cogemos la calle de enfrente que es la Avenida Zaragoza.


En la misma rotonda, a mano derecha, vemos un bar., está abierto, "es el momento de poner un poco de cafeína al cuerpo".Después del chute de cafeína, le comento a la camarera si tiene sello del bar. Para sellarnos la credencial, pero nos mira desconfiada y más todavía cuando le decimos que estamos haciendo el camino de Santiago, finalmente no nos sella. Salimos del bar, enfilamos en busca de la Avenida de Zaragoza, andamos pocos metros y encontramos a nuestra derecha la iglesia de SAN Francisco.  

El convento de los Franciscanos menores de Teruel, una preciosa iglesia gótica, bien conservada, en cuya obra se invirtieron diez años, desde 1392 a 1402. Continuamos por la Avenida  donde vemos entre otros  el cartel que indica Hospital Psiquiátrico y Hospital Provincial de San José, continuamos recto, pasamos un edificio Aguas de Teruel, observamos las marcas del camino, que vuelven a  aparecen, como la  estrella polar del peregrino, que poco a poco nos van llevando a nuestro destino, tabién volvemos a  encontramos nuevamente las  indicaciones del camino del Cid, echamos un vistazo al cartel, foto, y seguimos, otro punto curioso es la  ermita del Carmen que sale a nuestro paso, muy cerca de el  Centro Penitenciario  de Teruel,  La ermita del Carmen, es menuda pero tiene cierto encanto, 1903,  es una tipología de ermita abundante en España en esa  época. Este modelo, suma de estilos y gustos diversos, tuvo mucho éxito dentro y fuera de Teruel. Hay que recordar que la Virgen del Carmen   es patrona del mar y de la Armada  Española en mi velero Tavira, no falta la imagen de la Virgen, pues también protege a los navegantes.

En cuenta hay que tener  la fuente que está frente a la ermita, con la concha de Santiago. Después de hacer las fotos correspondientes,  continuamos el camino,  por la Avenida que nos lleva a un pequeño túnel por el que cruzamos las vías del tren, desde este punto, andamos 420 metros por el arcén  de la carretera, a nuestro paso,

a mano derecha sale un desvío donde vemos unos postes que nos indican el camino del Cid, y Concud 4,6 kilómetros,  seguimos el camino que discurre cuesta abajo, en suave pendiente,  estamos andando por el camino de San Blas. Paralelo al camino, y a nuestra  derecha, llevamos de compañero el río Alfambra,  afluente del río Turia, el Alfambra nace en la cumbre del Peñarroya, ya citado por mi en la etapa anterior, aun que no lo veamos dista de nosotros unos 200 metros. Con paso ligero, vamos andando por dicho camino, observando el paisaje y la casitas de campo a nuestra izquierda, llegamos a una bifurcación, nosotros seguimos por la derecha, rebasamos unas casas de campo, donde continuamos viendo las flechas, concretamente uno de los muchos postes que nos indican el camino, sin dejar el mencionado camino, llegamos al arroyo de Concud, y nos desviamos a la izquierda,  vamos andando por un bonito trecho  entre choperas, a nuestra derecha, llevamos la acequia de Pascualón,

a nuestra izquierda el arroyo de Concud, andados sobre 400 metros, el camino nos va desviando a la derecha, continuamos por el camino y pronto cruzamos la carretera nacional, que sale perpendicular a nuestro paso. Desde este punto a unos 200 metros, nos encontramos con la Masia del Chantre. Según he podido leer, en dicha masía, se puso en marcha el Centro de Inseminación Artificial Ovina "El Chantre", CIAR, de los servicios agropecuarios de la Diputación de Teruel. Comentamos entre nosotros que pudiera ser un buen sitio para albergue de peregrinos en un futuro, rebasamos la subida y dejamos la masía a la
izquierda, iniciamos un pequeño descenso, a nuestra izquierda llevamos un vallado, zigzagueamos por el camino y cruzamos perpendicular la carretera T-V-1001, estamos andando por la calle Larga o camino de la Solana, después de poco más de un kilómetro, entramos en Concud, antigua villa romana, situada al sur de la Provincia de Teruel, cuenta con unos 160 habitantes,  andamos a unos 1000 metros de altura sobre el nivel del mar. Concud cuenta con Tienda, casa rural y bar.,


En su entrada vemos el poste de coincidencia con el camino del Cid, nos introducimos por sus calles y finalmente salimos a la Plaza donde se encuentra la Parroquia  de San Martín de Tours, tuvimos la ocasión de charlar con un lugareño, que entre otras cosas nos explico que aquí fue uno de los sitios que se libro la famosa batalla de Teruel, concretamente en el monte Muletón,

RELATO

Nos comenta

Corrían los meses de Julio, agosto, septiembre de 1936,  la población de Concud, todavía recuerda por los relatos, que en las silenciosas noches se escuchaba a lo lejos  el  sonido  de los camiones, luego cesaba el rugir de sus viejos motores, habían parado  cerca de una vieja venta  situada frente a Concud. El silencio era nuevamente roto por las desgarradoras voces y gritos, posteriormente, el ruido de los disparos, (la muerte entre hermanos) volvía a reinar el mortífero silencio, y otra vez los disparos,  luego se escuchaban las detonaciones aisladas (el tiro de gracia). De nuevo el silencio, el rugido de los viejos motores se vuelve hacer presente y poco a poco el rugido desaparece, dejando atrás una esteta de muerte.  Desgraciadamente, ese hecho se repitió durante varios meses.

Desde la calle de la iglesia (plaza) buscamos la calle del Pilar, que es una de las dos calles que parten de la plaza, dicha calle nos sacará de la localidad,  andamos 500 metros, y encontramos una bifurcación, nosotros nos desviamos por el camino de la izquierda, andamos por el camino de Batán, a nuestra izquierda podemos ver las vías del ferrocarril, no obstante el desvío de la derecha es el camino de Caudé, que más adelante volvemos a empalmar para entrar en la localidad. Desde Concud a Caudé, el paisaje se transforma en campos de cultivo, centeno, cebada y trigo.

Caudé, son las 10 y 10 minutos de la mañana, entramos en la localidad, andamos por los 1000 metros de altura aproximadamente, la población censa a 200 habitantes, otra población muy castigada por la guerra civil, en sus proximidades se encuentra el aeródromo, entramos a la población por la calle nueva, que nos lleva a la calle de la iglesia, donde se ubica la parroquia de Santo Tomás, de Centerbury del siglo XVII, salimos del pueblo por la carretera comarcal, y a unos 250 metros, nos desviamos a la derecha por la vía verde, que nos lleva a pasar por el cementerio que dejamos a la derecha, continuamos y a poco menos de un kilómetro nos desviamos a la izquierda, para cruzar la N- 234, la vía verde desaparece por obras, hay que estar atentos a las marcas del camino, que nos derivan a la izquierda dejando el camino principal, para cruzar un pequeño puente y a la salida volvemos a conectar con la vía verde, siguiendo por ella en una recta interminable, divisamos el humo de la fábrica de madera de Cella, nos desviamos a mano izquierda, dejando la fábrica a nuestra derecha, y siguiendo la baya metálica veremos el desvío que nos lleva a localidad de Cella, nosotros nos dirigimos a la estación de Cella.


siguiendo la baya nos desviamos a mano derecha, y antes de subir un puente que cruza las vías del tren, nos desviamos nuevamente a la derecha, finalmente a las 12 horas y siete minutos llegamos a nuestro destino.

Estación de Cella








VOLVER A EMPEZAR.


  Hoy hemos llegado a nuestro destino, un alto en el camino para volver a empezar.
En nuestras mentes quedan las agradables vivencias, recuerdos y reflexiones, hoy somos un poco mejores.
Cada Jornada es una etapa, una etapa de la vida.
Cada día dejamos la puerta a nuestra espalda, para afrontar el camino de la vida.





Volveremos a empezar.





 

Contador Gratis
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal